Esa ciudad es mi ciudad por un rato

Desde hace algunos años comencé a comprender que no hay nadie que conozca mejor una ciudad que la persona que vive allí. Y voy un poco más lejos, para decir que el fotógrafo local corre con ventajas. Y con eso no se puede hacer nada. A lo sumo, se puede intentar entender el ritmo urbano visitándola varias veces y en el mejor de los casos, quedándote un tiempo y engañarte a ti mismo pensando que esa ciudad es mi ciudad por un rato y así poder captar ciertas luces, gentes, puentes, cafés como si fuera un local  y “ pasar por sitios que no he visto hace tiempo” diría, casi de paso,  Georges Perec,  en el  apartado: Mi ciudad de su Especies de Espacios.

Fotografía © Raúl Cañibano. El Malecón, La Habana

Este es el pronunciamiento mínimo que me exijo cada vez que visito y retorno a una ciudad que me gusta como, por ejemplo,  La Habana:  volver a pasar ” por sitios que no visto hace tiempo ” y no sólo para redescubrirla, sino también para observar su evolución:  cómo cambia, cómo se reconstruye.

No me engaño, no. Hay que tener mucha paciencia y perseverancia  para acercarse a alguna rendija de alguna puerta  y mínimamente observar la ciudad tal cual  la ve con naturalidad el local y el fotógrafo. Y allí, en ese momento tan esperado comienzo a pensar libremente con mi cámara. Me acerco un poquito a “mi ciudad” como te acercas al recuerdo de ese “amor” tantas veces soñado y tantas veces perdido.

Fotografía © Marcelo Caballero. La Habana. De mi proyecto “Un Apuro Lento

Pero las tentaciones negativas son muchas cuando uno intenta ir por “mi ciudad”. “Estudiamos cuidadosamente el plano de la ciudad. – comenta Perec-  Vamos repertoriando los museos, los parques, los lugares que nos han recomendado que veamos a toda costa” y corremos el riesgo de perdernos en una “ ciudad extranjera”.

El límite entre la “ciudad extranjera” y la “ciudad turística” es casi invisible, van de la mano, se confunden. Sin embargo, para encontrar alguna diferencia, Perec recomienda no visitar esa ciudad y te invita a quedarte en tu casa junto a una chimenea para leer unas recomendaciones de una guía turística. “Si no se encuentra ningún policía en el vecindario, informarse en un comercio. No se diirija a un desconocido más que en caso de absoluta necesidad, y no responda a ninguna pregunta de ningún transeúnte ya que esta pregunta es probablemente preliminar a un robo o a un timo….recordar esta recomendación al subir al tren o al bus, así como al bajar….por las noches evitar igualmente los barrios pobres y las calles apartadas”

 

Fotografía © Marcelo Caballero. La Habana. De mi proyecto “Un Apuro Lento”

Por último y disculpen mi tono aconsejador…  sólo intento sugerirles que cuando hagamos turismo, intentemos ir por “mi ciudad” y así poder rememorar algunos de aquellos paseos de tu infancia y curiosear con ojos de niños y quizás te traigas alguna fotografía como se fuera de algún local….Hasta pronto!

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en books, FOTOGRAFÍA, literatura y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *