Para “el este”, la fotografía se ve mejor

No me cabe dudas que la fotografía, a lo largo de su historia, siempre estuvo dominada por el discurso monopólico anglosajón y en especial por los tanques institucionales de pensamiento americanos (museos, escuelas, galerías). Me da la sensación que todo tiene que pasar por allí para que sea bueno. Si no,  no tiene la misma envergadura, la misma importancia, no se proyecta igual en el firmamento internacional. Cosas del discurso hegemónico.

En ese contexto de situación, el centro de Europa, más precisamente los países actuales de la antigua Checoslovaquia fueron y son una mina de grandes fotógrafos documentales que no tienen nada que envidiarle a Estados Unidos. Y gracias a la explosión de Internet y las redes sociales pude tener acceso a mucha información provenientes de grandes escuelas teóricas y vanguardistas checas de principios de siglo XX entre los que se encuentran Josef Sudek, Jaroslav Rössler, Jaromi Funke, Jindrich Styrsky. Luego vinieron Josef Koudelka, Viktor Kolar, Karel Cudlin, Vladimir Birgus, Václav Pdestát  o más recientemente Martin Kollar o Witold Krassovski, por citar algunos nombres y hay muchos más. Y entre tantos fotógrafos, me gustaría mencionar especialmente el trabajo de fotógrafas como Emila Medková y Libuše Jarcovjáková.

El trabajo de Emila Medková es un notable ejemplo de fotografía documental surrealista. Miembro central del grupo surrealista checo de la posguerra, sus imágenes se centran en la ” irracionalidad concreta ” del entorno urbano, encontrando metáforas en el mundo de los objetos y espacios para el estado absurdo y opresivo de la Europa central de posguerra.

 

En el último festival de Arlés (2019) pude conocer el trabajo de Libuše Jarcovjáková y en especial su trabajo Evokativ (que gentilmente me lo prestó hace poco mi amiga Esther Estaún) y es realmente maravilloso. De alguna manera, en este proyecto,  esta fotógrafa conocida como “la checa Nan Goldin” captura el espíritu de la vida íntima ( y bastante explosiva) de la Checoslovaquia de los años 80 del siglo pasado.

Fotografía © Libuše Jarcovjáková. T- Club 1980s

Muchas de las fotografías de este trabajo parecen como desenfocadas o de composiciones inestables. Pero no es un tema que a la fotógrafa la amedrente: “el fracaso no es algo que se discutió mucho. Desde el principio me atrajeron las fotos fallidas. Romper las reglas es mi pasatiempo absoluto” comenta.

Fotografía © Libuše Jarcovjáková. T- Club 1980s

Ella como tantos más de esa época, nunca pudo ganarse la vida como fotógrafa bajo el régimen soviético. Sin embargo, con el tiempo, dignificó su vida, enseñando fotografía en escuelas y con exposiciones a nivel internacional. Y ahora podemos disfrutar de sus excelentes trabajos como este libro.

Hasta pronto!

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en books, composición, FOTOGRAFÍA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Para “el este”, la fotografía se ve mejor

  1. Luis Serrano dijo:

    Gracias por esta información. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *