¡Mira por dónde andas!

 

(c) Marcelo Caballero. Porto, 2015

Dos postales de principios de siglo XXI:

  • Hay algo que se está perdiendo en los espacios públicos de las ciudades contemporáneas: la capacidad de mirar. Y aunque la calle es de todos, ya casi no la miramos porque encontramos una realidad paralela o entorno paralelo que nos seduce más que mirar a tu alrededor. Y la culpa de todo ello es el uso irracional que hacemos de los móviles mientras caminamos. ¡Mira por dónde andas, hombre!

 

  • En una ocasión, me acerqué maravillado a observar  “con mis ojos” la famosa cúpula de la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Y pongo con negrita: con mis ojos porque casi nadie a mi alrededor lo hacía así (salvo una chica que se mereció la foto desenfocada que publico en el post): durante 15 minutos me dediqué a mirar el comportamiento de la gente y la mayoría sólo levantaba la vista a la cúpula con el móvil en el medio, hacían la foto y se iban.  En síntesis: no la observaban  en directo, sólo se llevaban el recuerdo para mirarlo en sus casas o compartirlo en las redes sociales.

Fotografía © Marcelo Caballero. Roma, 2015

Estas dos postales se entremezclan permanentemente en cualquier ciudad que visito y ya es parte de nuestra contemporaneidad, de nuestra visión actual de la sociedad urbana.

Si antes la ciudad era entendida como un elogio constante a la mirada, un privilegio visual para el caminante maravillado por el espectáculo de los espacios públicos (escaparates, anuncios, circulación motorizada o transeúntes, etc….Ahora todo ese privilegio visual ha sido reemplazado por el dominio férreo de otra observación que nos promete otros atracciones, nos fabrica otras necesidades visuales. En estos tiempos donde todo se vive más de prisa, no nos contentamos con lo que miramos en nuestro entorno, necesitamos ilusionarnos con algo más. Y el móvil te lo brinda aunque sea una metáfora.

Hasta pronto!

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en espacio público, FOTOGRAFÍA, literatura y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *