Saber elegir

Lo digital ha traído muchos beneficios como la democratización de las cámaras y de las imágenes . Sin embargo a esta altura del partido veo que todo lo que brilla no es oro: el mundo digital acapara casi la totalidad de las necesidades del individuo con su entorno. Basta con mirar detenidamente en cualquier espacio público de cualquier ciudad y ver el comportamiento habitual de la gente que sólo presta atención a un pequeño dispositivo que lleva entre sus manos.

 

Fotografía © Marcelo Caballero. Barcelona, 2014

Pero en este post, no deseo extenderme sobre  este asunto. Sólo lo contextualizo en el párrafo inicial para comentar una consecuencia problemática para el fotógrafo digital de hoy:   “saber elegir” una imagen. Esa es la letra pequeña que no está en ningún manual de fotografía de esta tan ansiada democratización de cámaras e  imágenes y que trae aparejado ese problema “sin solución aparente”: se multiplican las imágenes pero no se multiplica la calidad. Ambas multiplicaciones toman direcciones opuestas. No van de la mano como uno desearía.

Por mi propia experiencia de tantos talleres de fotografía y tantos participantes que han pasado por allí, me he dado cuenta que el gran problema  es “saber elegir” entre cientos y cientos de fotografía que el fotógrafo de calle hace a diario.  Las cámaras digitales tienen ese peligro latente (que no tenía lo analógico) que si se abusa de producción de imágenes no hay  supuestos “problemas aparentes” pero que luego aparecen en la selección final:  muchos no eligen la foto adecuada porque no tienen tiempo real para observar con detenimiento las miles de fotos que produjeron en tres días de taller como ha pasado en mis workshops.  Y esto lo digo muy en serio.

 

Hoja de contacto de fotografías de Helen Levitt

Y fíjense otra cosa: no hablo de edición de un proyecto, hablo de saber elegir la fotografía adecuada como una primer fase antes de pensar en proyectos o series fotográficas. El tema es más complicado de lo que parece y ese problema conlleva lo digital desde sus entrañas.

Otra consecuencia de no “saber elegir” es editar “in situ” mientras se hacen fotos. La pantalla posterior de las cámaras ayuda a ver las imágenes una vez realizadas; sin embargo, esta función esconde una trampa: abusamos de su uso y aprendimos “a la fuerza”  a naturalizar esta idea de eliminar fotos allí mismo. En otras palabras, nos ponemos a elegir mientras estamos haciendo fotos y no lo visualizamos como un problema sino como una ventaja. Y allí está el error.

Por último, deseo confesarles que no me engaño con este problema. Los caminos de la fotografía digital van hacia otras dimensiones que aún no sabemos a ciencia cierta hacia donde nos llevarán. Puede que cambien los contenidos, las formas, los dispositivos pero, en algún momento, debemos elegir y debemos hacerlo de la mejor manera. Y eso, creo yo, no puede cambiar.

Hasta pronto!

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en FOTOGRAFÍA, talleres, workshop y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *