La filosofía street del paraguas

1951 Nueva York © Saúl Leiter
Desde hace varios años que disfruto mucho de la fotografía de calle en días de
lluvia porque los paraguas me ofrecen un juego estético y simbólico muy sugerente. Además es un auténtico icono desde la revolución
industrial en adelante y los street photographers de todas las épocas (como el maestro Saúl Leiter) lo
han percibido así.
De todo ello hablo en un post de mayo del 2012.
Bilbao ©Marcelo Caballero
Y ahora quiero retomar este tema fotográfico (que poco a poco se está
convirtiendo en un proyecto)  con un
extracto de un ensayo de Robert Louis Stevenson: La Filosofía del
lenguaje
que apareció en Memoria para el olvido (Siruela 2005) , un recomendable libro de
pensamientos y reflexiones de este escritor que supo maravillar a generaciones de niños con
las aventuras en La Isla del Tesoro o El extraño caso del Dr. Jeckyll y Mr
Hyde
.
Figueres © Marcelo Caballero
No es gratuito que el paraguas se haya convertido en la
insignia más destacada de la civilización moderna, el Urim y Tumin de la
respetabilidad. Su simbolismo cargado de significado ha alcanzado su lugar de
la forma más natural.
.”
Bilbao © Marcelo Caballero
“Pensad por un momento, cuando se introdujeron los paraguas
en este país, en qué tipo de hombres lo usaban, y qué clase social adoptaba el
bastón inútil pero ornamental. Los primeros, sin duda alguna, eran
los hipocondríacos preocupados por su salud, o los austeros preocupados por su
vestimenta…”
Palafrugell, Catalunya  © Marcelo Caballero
“..Entre los segundos  se encontraban los presumidos, los necios.
Todo aquel que conozca el desarrollo de la sociedad y que sepa a partir de qué causas
se producen las grandes revoluciones y condiciones totalmente nuevas para las
relaciones, advertirá, a partir de esta sencilla idea, que llevar un paraguas
acabó por ser síntoma de sobriedad, de juiciosa atención por el bienestar
corporal y de desprecio por el simple adorno exterior..”
Figueres © Marcelo Caballero
“El que lleva consigo un paraguas – esa estructura tan
complicada de ballena, tela y caña que se convierte en el propio microcosmos de
la industria moderna – es un hombre de paz.”
Palafrugell, Catalunya  © Marcelo Caballero

“Un bastón de media corona puede aplicarse a la cabeza de un
ofensor ante una provocación muy moderada pero una tela de 26 chelines es
demasiado valiosa para arriesgarla en el fragor de la batalla”.
Girona © Marcelo Caballero

Hasta el viernes!

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *