Las guías de viajes acaban por aburrir al turista

“Las guías se <han puesto> tan exhaustivas, resultan
tan suficientes que a la postre acaban por aburrir al turista” Virgilio Piñera.
Lunes de Revolución, La Habana. 21 de diciembre de 1959

Cada vez que viajo a La Habana (ya voy por la tercera visita) me viene a la cabeza esta frase del escritor Virgilio Piñera de su lúcido ensayo: Once Consejos para un turista ávido. Y esa frase toma mucho sentido para mi ahora que empiezan a aparecer cada vez más,  guías de viaje sobre esta mágica ciudad ante
la creciente oferta de nuevos turistas y la incipiente apertura económica en
Cuba. Un detalle nada ocioso de un país que comienza a vislumbrar la etapa
post-castrista.

(c) Raúl Cañibano Ercilla. El Malecón, La Habana

Me gustaría compartir con ustedes algunos extractos de este ensayo en donde las palabras de Virgilio aparecen como proféticas en estos tiempos tan globalizados, de tantas guías, aplicaciones y mapas google.

“El elemento <sorpresa> ese imponderable sin el cual un viaje viene a ser la misma cosa latosa que el ir y venir de la oficina- ya no está al acecho del turista para salirle al paso”

“Dando un salto yo aconsejaría al turista que nos honrara con su visita, evitar en lo posible a los guías y a las guías. Es de sobra sabido que nadie se pierde en una ciudad, y encima de no perderse encuentra lo que busca, y por añadidura se encuentra a si mismo”.

(c) Raúl Cañibano Ercilla. De su serie “Ciudad” 1994

Es por ello que propongo al turista que nos visite, una Habana aproximativa” señala Piñera.  “Nunca se llega a saber del todo cómo es una ciudad; es la misma cosa que para el ser humano: nunca acabamos de entenderlo por sus cuatro costados. Por supuesto, el contenido de la ciudad es perfectamente enumerable, esto es, calles, plazas, edificación, laberintos, etc. ¿y que hay con la ciudad invisible, metida, encajada en la ciudad descrita”.

(c) Paolo Pelegrin. La Habana, 2011

 

La Habana es por el momento, Venus Afrodita. Pero apartemos en seguida del ánimo del lector cualquier impresión de erotismo barato. La sensualidad de nuestra ciudad pica más alto, mucho más alto que esa grotesca invitación al viajero recién desembarcado: Mister, you want a woman?”.

(c) Marcelo Caballero. El Malecón,  La Habana, 2016

Hasta pronto!

 

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *