Mujeres y espacio público

Desde la época que conformábamos Calle 35, me preguntaba
porque había tan pocas fotógrafas urbanas. Sin embargo, con el fulminante auge mundial de la fotografía de calle de los últimos años, todo ha
cambiado.  
Prueba de ello, en mis
talleres de fotografía participan cada vez más muchas entusiastas y por cierto,
muy buenas fotógrafas de calle. Y muchas me han acompañado a espacios públicos difíciles
para mujeres como es Marrakech en donde han sufrido amenazas y malos tratos verbales.

Sin título
Marrakech 2014 (c) Marcelo Caballero

Yo siempre asocié la fotografía de calle con el deambular. Y
reivindico el caminar (con una cámara) como una acción no sólo estética,
también social y política. Y en ese caminar me encuentro con la figura
literaria del “flâneur” , término francés 
que significa “paseante” o “callejero” y está asociado a un hombre que vaga
por las calles sin objetivo,  con la sola idea de observar lo que pasa en la
calle. Una flâneur “ callejera” no está asociada comúnmente con esa idea
romántica nacida de la pluma de Baudelaire.
 Lo mismo ocurre cuando decimos “hombre público
que no es lo mismo que “mujer pública”.

Barcelona (c) Xavier Miserachs

De todo ello y de muchas cosas más trata Rebecca Solnit en su
libro Wanderlust. Una historia del caminar. Un libro que reflexiona sobre la
presencia femenina en la calle contemporánea.

El caminar femenino, suele ser, por cierto, entendido como
una exhibición o un espectáculo más que como un traslado de un lugar a otro, y
ello porque se supone que las mujeres caminan no para ver, sino para ser
vistas, no para su propia experiencia, sino para un público masculino
” señala
la escritora americana.

(c) Garry Winogrand

El tiempo libre tiene muchas variables, pero la mayor parte
de los lugares públicos no han sido acogedores ni seguros para las mujeres la
mayor parte del tiempo. Las medidas legales, los valores tradicionales
suscritos tanto por hombres como mujeres y la amenaza implícita del acoso
sexual y la violación misma han limitado la posibilidad de las mujeres de
caminar por donde y cuando quieran
” 
señala Solnit en el libro.

(c) Txema Salvans

Las ropas y las limitaciones corporales de las mujeres –
tacones altos, zapatos apretados o frágiles, corsés y fajas, faldas estrechas,
tejidos débiles, velos que oscurecen la visión – son elementos de los valores
tradicionales que han perjudicado a las mujeres de manera tan efectiva como las
leyes y los miedos
”.

Hasta pronto!

Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *