Perdidos en sus pensamientos

 “Si tus fotos no
son lo suficientemente buenas es porque no te has acercado lo suficiente

Robert Capa
La famosa frase atribuida a Capa recuerda, en mi opinión,
cuál es el posicionamiento más adecuado que debes utilizar para recrear una
imagen con tu cámara y así transmitir lo que deseas. Y allí, ya tenemos un
problema. Ya que debemos resolver esa entelequia visual preguntándonos: ¿cómo
deseamos representar una fotografía a través del rectángulo de la cámara?
Eso mismo se preguntó Harry Callahan a mediados de los ’60
del siglo pasado. Este maestro de la fotografía, educado en el corazón de la
New Bauhaus de Chicago, necesitaba una renovación compositiva en sus fotografías
de calle. De alguna manera, ese estímulo lo encontró, fascinado por la energía
aleatoria que desprendían las fotografías urbanas de Garry Winogrand.
Sin embargo, Callahan se renovó totalmente cuando se
encontró con el trabajo de Balthus, principalmente por la sensación de
casualidad y aleatoriedad que transmitiía un cuadro en especial: The Street.
(c) Balthus. The Street, 1933
Le gustaba ese cuadro a Callahan porque no tenía interés en
enfrentar “de cerca” a la gente en la calle.  Bastaba sentir en ellos una sensación de
soledad parecida a la suya. Su interés por las personas “perdidas en sus
pensamientos” provino de la apreciación de Callahan de la ciudad como un
lugar de privacidad y ensueño. Y en eso estaba cuando se encontró con ese
cuadro de Balthus que dio con la tecla.
(c) Harry Callahan. Providence, 1968
Los peatones de Balthus comparten con la proximidad
física, la distancia emocional y la auto absorción individual de Callahan. El
orden clásico subyacente de la pintura de Balthus también es paralelo a la
búsqueda de Callahan de la estructura geométrica en el flujo de la aleatoriedad
y el desorden.
(c) Harry Callahan. Portugal, 1982
La desconfianza de Callahan hacia el sentimiento y la
anécdota significaba que sus imágenes serían historias frescas y no dramáticas
del devenir constante de la ciudad. Técnicamente comenzó a usar, con más asiduidad,  gran angulares con distancias focales más cortas (de 28 a 24 mm.) y ello le ayudó a “dar un paso atrás” para lograr esa atmósfera urbana como suspendida en el tiempo.
(c) Harry Callahan. Egypto, 1978
  
Lo de Callahan es ejemplificador porque hay que intentar
renovarse constantemente en la composición, hay que tener la mente siempre
abierta a otras disciplinas artísticas y, principalmente hay que saber elegir
la distancia idónea de proximidad a la escena y así reflejar lo que cada uno
tiene adentro. Y no hablo sólo de fotografías, hablo de narraciones visuales encaminadas al proyecto.
En ese sentido, la frase de Capa cobra sentido.

Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Perdidos en sus pensamientos

  1. Jose dijo:

    No sé si entiendo bien el concepto de "energía aleatoria" del que hablas acerca de Winogrand. La energía de sus fotos es completamente consciente e inherente. El azar no interviene en la energía de sus fotos. El contenido ya sería otra cosa. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *