Espacio, calles (tiempo) y ciudad

“Durante dos años tuve a una anciana como vecina. Hacía setenta años que vivía en el edificio, era viuda desde hacía sesenta. Durante los últimos años de su vida, tras haberse roto el cuello del fémur, nunca fue más allá del descansillo de su piso. Varias veces me paró en la escalera para preguntarme qué día era. Un día fui a buscarle una loncha de jamón. Me ofreció una manzana y me invitó a entrar a su casa. Vivía entre muebles extremadamente oscuros y pasaba las horas muertas sacándoles lustre”

Fotografía © Fred Herzog. Vancouver, 1972.   Nota: mi fotografía favorita y mi pequeño homenaje visual para este gran fotógrafo que falleció el mismo día que Robert Frank (9 de septiembre)


“Vamos a ver los cuadros y las iglesias. Nos gustaría mucho pasearnos, callejear; pero no nos atrevemos; no sabemos ir a la deriva, tenemos miedo de perdernos. Incluso no andamos de verdad, vamos siempre a toda prisa. No sabemos muy bien que mirar. Casi nos emocionamos si nos topamos con la oficina de Air France, casi a punto de llorar si vemos Le Monde en un quiosco de periódicos”

Fotografía © Gueorgui Pinkhassov. Paris, 1997


“A menudo guardamos de estas ciudades el recuerdo de un encanto indefinible a pesar de haberlas rozado sólo ligeramente: el recuerdo mismo de nuestra indecisión, de nuestros pasos vacilantes, de nuestra mirada que no sabía hacia qué volverse y que no se emocionaba con casi nada”

Fotografía © Monika Chilicka. Paris, 2013


“París será el jardín de invierno – emparrados de frutas en el bulevar. El Sena filtrado y caliente, – abundancia de piedras preciosas artificiales, – prodigalidad de dorados, – alumbrado de las casas – se acumulará la luz, ya que existen cuerpos que tienen esta propiedad, como el azúcar, la carne de ciertos moluscos y el fósforo de Bologne. Se deberán enjalbergar las fachadas de las casas con la sustancia forforescente, y su radiación alumbrara las calles”

Fotografía © David Alan Harvey. Paris


“Me gusta mi ciudad, pero no sabría decir exactamente lo que me gusta de ella. No creo que sea el olor. Estoy demasiado acostumbrado a los monumentos como para tener ganas de mirarlos. Me gustan ciertas luces, algunos puentes, terrazas de café. Me gusta mucho pasar por un sitio que no he visto hace tiempo”

Fotografía © Édouard Boubat. Paris, 1953

 

Textos extraídos de Esperies de Espacios de Georges Perec (traducción de Jesús Camarero). Editorial Montesinos, cuarta edición en castellano 2004

 

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en books, FOTOGRAFÍA, literatura, paredes que hablan y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *