Pequeñas anécdotas de algunos turistas que detestan viajar

En el 2006,  coincidiendo con una de las peores sequías de los últimos tiempos debido a la disminución de lluvias al sur de Brasil y en el Gran Pantanal, visité las cataratas de Iguazú por el sector argentino.


Cataratas de Iguazú – Vista desde el lado argentino


Allí,  me encontré con el asombroso paisaje que pueden ver en esta imagen de la izquierda.
El nivel del río estaba más bajo de lo habitual y la rojiza tierra de la selva misionera predominaba más que el agua.
Luego de caminar toda la mañana por los alrededores selváticos de las cataratas, me dirigí a comer algo a un chiringuito ubicado a escasos metros de la entrada al Parque Nacional Iguazú.
Al ingresar, me sorprendió ver sólo una persona que parecía a todas luces, un turista como yo con una cámara fotográfica colgando en su cuello, sombrero de safari, sandalias y anteojos negros. Como a mi no me gusta comer solo, me presenté sin vergüenza ante él y lo invité a almorzar conmigo. Parecía simpático y no puso ningún inconveniente para ello.
Al rato, quería salir corriendo de ese lugar.
De verdad.
Ese turista – que no voy a decir la procedencia para no herir el nacionalismo de algunos – me hizo un detallado informe oral de lo que había vivido de Argentina: la comida le pareció intolerable, los autobuses eran lentos y antiguos, le molestaba que no hubiera trenes veloces, en los hoteles había que tener cuidado ya que te robaban el dinero de la habitación, el miedo al narcotráfico , las rutas eran pésimas, etc, etc.
Finalmente muy agobiado le pregunté: ¿y porque venís a Argentina? y, sin titubeos, me respondió que: “lo hago para darme cuenta que vivo en el Primer Mundo” (sic).
 Al tío no le interesaba la gente, sus costumbres o cultura. En otras palabras, era un claro ejemplo de esa raza de personas que detesta viajar y lo hace por puro snobismo o porque está de moda.


Varanasi – India

Lo mismo me pasó una vez en Varanasi, India. Mientras me alojaba en el Trimurti Guest House, a escasos metros del Templo de Oro, una noche cené con un grupo de jóvenes occidentales que, de lo único que hablaban, era de lo sucio que estaba el Ganges, de lo estúpido que les parecían las ceremonias hindúes, de lo picante que era la comida y de lo intolerable y agobiantes que eran los locales. Mientras esto pasaba, yo me preguntaba para que viajaban: si lo hacían para descubrir una cultura o para despotricarla. No hace falta que agregue ningún comentario, no?.
Disculpen si hiero alguna susceptible alma viajera que se sienta identificada con este grupo de malhumorados y de mirada airada que pululan los aeropuertos y colapsan los vuelos. Pero realmente me molesta mucho este tipo de persona quisquillosa que lo único que hace es criticar cada una de las características locales de los lugares a donde viaja. Y nunca va a admitir que lo mejor que podría hacer es quedarse quietecito en su casa. Y dejar tranquilos de una vez por todas a los nativos. Y a los que amamos los viajes. Hasta pronto!!!

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Pequeñas anécdotas de algunos turistas que detestan viajar

  1. Rafa Badia dijo:

    Hracias, Marcelo, por el post. La verdad es que todos hemos tenido que soportar alguna vez a los "viajeros" que marchan de casa movidos por la idea del consumo. Ellos se desplazan por el mundo como si estuvieran en un centro comercial y todo tuviera la etiqueta del precio. Peor para ellos.

  2. Ahora que lo pienso, Rafa; la "culpa" de este furor consumista la tienen involuntariamente los buenos cronistas de viaje que estimulan sin querer a estos decadentes "turistas" a recorrer los rinconces del mundo con su perspectiva.

  3. No te alteres Marcelo , de personajes como este te encontraras por todas partes . Te queda el consuelo que a este " turista " no te lo encontraras nunca mas , al menos por Argentina . Un saludo .

  4. Eso espero, Angel…gracias por pasarte por aqui!!

  5. Sandra dijo:

    Hola!
    Completamente de acuerdo con tu entrada. Hay gente que viaja sólo para poder presumir delante de las amistades de que han estado en tal o cual sitio y no pierden la oportunidad de criticar todo lo que han visto para acabar diciendo "Es que ya lo digo yo, como en casa en ningún sitio". Pues entonces quédate en casa y hazle un favor a la humanidad.

  6. Así es, Sandra..y gracias por pasarte por aquí. bienvenida!!

  7. Paulina C dijo:

    Muy buen artículo. Yo también hago blogs, por si gustas visitarlo un día… http://paurdzchiang.com
    Saludos ^^

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *