Saul Leiter, un pintor resucitado

“A menudo me encuentro que los artistas son egoístas cuando
hablan de su trabajo y yo no quiero ser así “ 
Ahora que Saúl Leiter ha sido redescubierto para el mundo de
la fotografía y  el público en general y
se están realizando varias exposiciones retrospectivas en varias ciudades
europeas (actualmente en Valladolid, España); cabe preguntarse si: ¿hay más
vida más allá de sus perennes y maravillosas 
fotografías?
.
Pues si,  compañeros
lectores.
Saúl Leiter en conjunto con la Howard Geenberg Gallery han logrado resucitar su obra pictórica
que comenzó en la década del 40 y aún no ha dejado de pintar en su pequeño y
humilde piso de Nueva York con sus 89 años a cuestas.
de Aves y cenizas. Acuarela sobre papel 1948 © Saul Leiter
A mediados del siglo pasado, Saúl Leiter, hijo de un rabino
ortodoxo tenía un solo camino, marcado por la obediencia a su padre:  tenía que ser un teólogo. Por ello había
recibido una rigurosa educación religiosa.
Sin embargo a los 12 años había podido leer  “a hurtadillas” algunas obras de Fedor Dostoiesvki y
Marcel Proust y un poco más tarde, tomó contacto con el arte tántrico y la obra de Pablo Picasso o Henri Matisse.
Blue. Acuarela sobre papel. 1950 © Saul Leiter
Leiter
estaba llamado a revelarse a lo “divino”. 
Profundamente imbuido en el underground neoyorquino, Leiter
respiró toda la creciente y arrolladora atmósfera de grupos informales de
poetas, compositores, músicos como Charlie Parker, Dizzy Gillespie, Miles Davis;
pintores que se inspiraban en el surrealismo y vanguardias pictóricas como el
surrealismo abstracto de Williem de Kooning, Jackson Pollock o Mark Rothko.  De estos últimos, Leiter se inspiró para sus
fotografías y, especialmente,  sus pinturas.
Paris. 1950 © Saúl Leiter
“Hace apenas hace unos años, Leiter fue casi olvidado –señala
el escritor y cineasta Adam Harrison Levy en su interesante ensayo:  Leiter, resucitado (2009) -, sólo otro anciano
residente del East Village arrastrando los pies a la tienda de la esquina para
obtener un litro de leche. Y sin embargo, a mediados de los ’50 sus fotografías
habían aparecido en el Museo de Arte Moderno (1953) y  había exhibido pinturas junto a Kooning y Philip Guston”.
Beach. 1970 © Saul Leiter
1980 © Saúl Leiter
Cuenta Harrison Levy que en un ocasión, una importante
galerista como Betty Parsons (ayudó a lanzar la carrera de muchos pintores del
expresionismo abstracto como Pollock) le mandó una carta a Leiter. “Era una
invitación para mostrar el trabajo en su galería. Ël nunca respondió. Por qué?.
Probablemente porque tenía que enmarcar 
los cuadros y no tenía dinero”.
1970 © Saúl Leiter
Un gran abrazo a todos y buen fin de semana!!

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Saul Leiter, un pintor resucitado

  1. Valery dijo:

    Me encantan sus pinturas!

  2. Rafa Badia dijo:

    Me encanta! La verdad es que Leiter es, hoy por hoy, mi autor de referencia…Y mira que me gustan decenas, centenares de fotógrafos. Su pintura, además, conecta con la corriente que más me interesa del siglo XX (expresionismo abstracto e informalismo matérico). Para quitarse el sombrero!

  3. Es cierto, Rafa. A mi no me deja de sorprender su trabajo tanto fotográfico como sus pinturas. Y es también mi gran referente. Un abrazo grande!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *