Sólo veo líneas y colores

 

Fotografía © Marcelo Caballero. Perpignan, 2019

Hace tiempo que no me engaño. Cada vez que salgo a deambular con mi cámara por la ciudad sólo veo líneas y colores. Pero lo que más me llama la atención es que en los últimos tiempos no sólo veo líneas verticales y horizontales, también observo  líneas en diagonal que fluyen por todos lados.  Y fluyen de una manera absolutamente anárquica. Y luego, en casa me tranquilizo y pienso que todo ello me ayuda a potenciar el dinamismo de la calle y logro salir de la trampa de la simetría.

Fotografía © Marcelo Caballero. Figueres, 2019

De esa manera, toma sentido la inestabilidad del horizonte inclinado,  formando ángulos que atraviesan el encuadre de arriba y abajo, de izquierda a derecha o viceversa y en diagonales. De esa manera, no sólo los rincones cobran su importancia,  todo el espacio del encuadre tiene sentido. Y en ese cruce de líneas inclinadas, el color realza un espacio único que ayuda a fijar la atención y el observador agradecido se detiene un poco,  entre tanto movimiento.

©Theo Van Doesburg. Contracomposición,(1927)

Esta abstracción, un tanto espiritual,  “casi religiosa” que he naturalizado en mi mente, tiene un culpable con nombre y apellido: Theo van Doesburg quien me muestra ese principio conceptual llamado: contracomposición que, entre otras cosas, influyó en la Bauhaus y posteriormente a la Escuela de Chicago.

Hace tiempo que no me engaño, la ciudad es únicamente composición.

Hasta pronto!

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en FOTOGRAFÍA y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *