La parte más importante de la cámara

En estos tiempos en donde prevalece lo último en tecnología
de cámaras fotográficas y móviles inteligentes; tenemos que pararnos  un rato al costado del camino para intentar reflexionar
sobre este discurrir del acto fotográfico y preguntarnos en primer lugar: ¿cuál
es la parte más importante de la cámara a la hora de comprarla?.
Algunos dirán que es el sensor,  el objetivo, o los 24.000 ISO sin ruidos ni
pixelados.
de su libro Earthlings © Richard Kalvar
Para mi y para muchos
de los que queremos bien a la fotografía, “el componente más importante de una
cámara son los 30 cm. que hay detrás de ella”. 
Paris 1929, de su libro On Reading © André Kertész
Cuanta lucidez hay en esa frase
de Ansel Adams que deriva precisamente hacia la educación o en otras palabras:
adquirir conocimientos en función de la educación visual. Ese es el camino que
me interesa mejorar o en donde invierto mucho de mi tiempo.
La cámara es un mero artilugio técnico que expresa nuestra
forma de mirar y ello está condicionado en función de los conocimientos que van
madurando en nuestra mente. En este plano de cosas, todo esto parece un lapsus, una disgresión,   en esta fotografía de hoy cada vez más
automática, sin pixelados con mucho photoshop.
John Berger en su libro Modos de Ver señala que “la vista
llega antes que las palabras. El niño mira y ve antes de hablar…la vista es la
que establece nuestro lugar en el mundo circundante; explicamos este mundo con
palabras pero las palabras nunca pueden anular el hecho de que estamos rodeador
por él”.
Esto no es una pipa © René Magritte
“Lo que sabemos o lo que creemos afecta  al modo que vemos las cosas”. Y si el componente más importante es el cerebro;  cómo aprendemos a observar nuestro entorno, es su consecuencia.
Cadica, Eslovaquia 2004 © Martin Kollar

 Hasta pronto!

Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *