Voces desde una luz tórrida

Ayer mientras visitaba la
inagotable librería de Altair en Barcelona, me encontré con un libro que bien
vale la pena recomendar tanto por el prestigio de su escritor como por el
misticismo y la magia de una ciudad de Marruecos. 
Ese mismo día, mientras volvía en tren a mi casa de Figueres,  casi devoré
el pequeño libro y por eso quiero
comentarles algunas primeras impresiones de todo ello.
Como todos sabemos,
Canetti fue Premio Nobel de Literatura en 1981 y para los que aún no lo sepan,
el escritor nació en el seno de una familia hispano – hablante (por origen
materno) de judíos sefardíes en Rustchuk (Bulgaria). Todos estos ingredientes
familiares lo llevaron a buscar algunos rastros del universo lingüístico
hispano a través de las laberínticas calles del barrio judío de Marrakesh en
1954.
Elías Canneti- Marrakesh – 1954 . Autor de la imagen: desconocido
El libro relata esas
impresiones a través de 15 relatos cortos, muy curiosos, perspicaces y
abundantes de información que, desde mi punto de vista pueden ayudar al viajero
actual a sumergirse en Marrakesh con un guiño clave de lectura. Canetti subraya
Marrakesh de una manera personal y auténtica sobre un mundo diferente.
A través de sus páginas
desfilan el mercado, el arte del regateo, el encuentro con los camelleros,  la descripción de atmósferas que de tan
cotidianas, sorprenden por su significado, su importancia sobre esa sociedad.
“De mis paseos nocturnos por las callejas de la ciudad procuraba regresar por el Jemaa El Fna. Era extraordinario deambular por la plaza casi vacía. No quedaba ningún acróbata, ni bailarín, ni encantador de serpientes, ni tragafuegos” (pág 103)
Plaza Jemaa El – Fna © Bruno Barbey
“Me mezclé de nuevo con ellos y ahora si que comenzaron a agitarse de verdad. Por todas partes se apiñaban a mi alrededor, como si pudiera pasarme realmente desapercibida su decrepitud…” (pág. 65)
©  Bruno Barbey

“..Llegué a un cruce donde había numerosos judíos. El tráfico fluía entre ellos y giraba por una esquina. Vi gente que atravesaba un pasadizo que parecía excavado en el muro, y seguí tras ella. Dentro de esa especie de muralla, que lo circundaba por sus cuatros costado, se encontraba el Melah, el barrio judío..” (pág. 53)

©  Bruno Barbey

 Les deseo un buen fin de semana y hasta pronto!!

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Voces desde una luz tórrida

  1. Jan Puerta dijo:

    Había visto alguna fotografía suya, pero no tantas como las que acabo de ver después de leer tu entrada. Buena recomendación.
    Un abrazo

  2. RAFA PÉREZ dijo:

    Marcelo, ahora todavía le tengo más ganas de ese libro. A ver si un día, la vuelta de Madrid, me paso por tu tierra y recojo ese par de libros.
    Abrazo grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *