Mis preferidos (hasta ahora). Parte 2

 

Melting Point Jeff Jacobson (Nazraeli Press, 2006)

Este libro, desde el primer día que lo tengo, es uno de mis referentes y una inspiración. Cargado de poesía visual, sus imágenes no dejan de sorprenderme. Parece como que cada vez que abro el libro, se prefiguran de otra manera. Charles Harbutt (en sus talleres de fotografía) solía decir que la fotografía es como la oración:  debe tener un sustantivo, un verbo y una frase proposicional. Y en una ocasión un alumno le replicó: “¿y si tengo algo más que decir?”.  Y el maestro respondió: “Ahí está tu frase”. En ese sentido: Melting Point es la “gran frase” de Jacobson.


Lumieres Blanches  Harry Gruyaert (Photo Copies, Robert Delpire, 1986)

Sin dudas, este es mi libro preferido por excelencia. Y no sólo porque me enseñó a entender el uso del color en la fotografía documental; también por “la extrañeza inquietante” donde nada puede ser visto fácilmente, lugares sorprendentes en donde la luz juega un papel fundamental en su máxima o mínima presencia, personajes lejanos que deambulan por equilibrados espacios de color. Con este libro de Gruyaert entendí también que la yuxtaposición de colores fríos y cálidos puede dar profundidad de campo sin necesidad de utilizar líneas o juegos geométricos.


Early Color  Saul Leiter (Steidl, 2006)

Recuerdo que Carlos Prieto vino a visitarme a mi piso en Barcelona en el 2009 y,  me mostró ansioso este libro.  Al principio me dejó extrañado y luego me sorprendió mucho. Nunca había visto imágenes así. Se me abría todo un mundo visual. Recordemos que, en ese momento, Leiter era un desconocido para una gran parte del mundo fotográfico español. Y por supuesto, para mi. Y esa sensación original, aún me acompaña cada vez que veo las maravillosas y poéticas fotografías de este libro, una auténtica joya del color en la fotografía de calle.


Kodachrome Luigi Ghirri (Mack, 2017) (Primera edición. Punto e Virgola, 1978)

“Fotografiar es como mirar el mundo en un estado adolescente, renueva continuamente la maravilla de observar” comentaba Luigi Guirri, siempre que podía en sus clases de fotografía. Y es una idea que comparto y su libro Kodachrome un gran ejemplo en ese sentido.

Este libro me ayudó a entender el “cómo hacer fotografías”  y me hizo reflexionar sobre la narración fotográfica como un lenguaje tan intenso e independiente de toda idea lingüística preconcebida.


Istambul. City of a Hundred Names  Alex Webb (Aperture, 2007)

En una ocasión, en el 2007, fui a visitar la librería Altair en Barcelona y me encontré con este libro sin saber quien era Webb. Y al igual que me pasó con Leiter, me sorprendió la forma de componer del fotógrafo californiano. No había visto nada igual en fotografía a color hasta ese momento. Realmente un gran libro y una referencia de cómo realizar un proyecto de fotografía documental en una ciudad tan emblemática como Estambul.


Color Correction Ernst Haas (Steidl, 2011)

Al igual que con el legado de Garry Winogrand, el gran fotógrafo austríaco (fallecido en 1986) dejó una gran cantidad de imágenes que jamás vieron la luz y ahora tenemos la suerte de poder ver la punta de ese iceberg visual en Color Correction. Pero para que ello ocurriera, William Ewing (profesor y director del Museo del Elysée en Lausana – Suiza)  se pasó largas temporadas buscando, entre unas 200.000 fotografías de Haas en el archivo Getty, impulsado por la idea que el fotógrafo hubiera descartado en vida,  algunos trabajos con facilidad. Y no se equivocó. Allí en ese archivo habían muchas fotografías experimentales, con composiciones y perspectivas singulares que estaban a la altura de lo mejor del trabajo de Haas. Y el fruto de todo ello, se materializó en este libro y sus 186 imágenes de distintas épocas desde 1951 hasta 1984.


Paradiso  Lorenzo Castore  (Lunwerg, 2005)

En este gran libro de Castore cobra valor absoluto la libertad de la fotografía y del creador visual en su deseo de expresar una visión particular de su entorno, de su gente, de su propio interior. Las imágenes voluntariamente movidas o desenfocadas de su proyecto realizado en Cuba y en México me señalan una expresión única del tiempo transcurrido.

“Quien haya estado en Cuba se habrá sorprendido por la existencia física, de los colores en el diamante del Caribe, por la forma en que la luz exalta los tintes en las diferentes horas del día y por la exuberancia de las puestas del sol” comenta el prestigioso crítico y fotógrafo Christian Caujolle en el prólogo Quiero resaltar que ese prólogo fue escrito en el 2006 y me parece profético. “Este hecho, junto con la inevitable propensión de las revistas ilustradas a exaltar la fascinación por un exotismo de lentejuelas que empareja el Malecón (La Habana) con los vestigios vintage de los sublimes coches americanos de los años cincuenta, unos largos descapotables de color rosa pastel con un fondo de fachadas ocre desconchado, ha inventado una iconografía difícil de superar”.

El lunes próximo, la última parte de mis libros preferidos!

hasta pronto!

 

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en books, FOTOGRAFÍA y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *