Perspectivas Múltiples. Ciclo amateur de cine en confinamiento

 

Hace unos días, tuve la suerte de ver un film de Andrei Tarkovski que no conocía: El violín y la apisonadora (1961) que podría ser considerado como la antesala de su debut en el cine, un año después con La Infancia de Iván (1962). En ese contexto, este mediometraje fue realizado por Tarkovski cuando era estudiante de cine. Y fue su tesis de graduación. Por ello recibió por ello la máxima distinción: excelente. Y también obtuvo el primer premio en 1961 en el Festival de Cine de Escuelas de Nueva York.

A pesar que el film muestra a Tarkovski en una fase temprana de experimentación cinematográfica, tiene algunas escenas que son dignas de analizar ya que allí se refleja la herencia visual de la Vjutemás, la mítica escuela estatal de arte y técnica de Moscú creada en 1920 y en donde se desarrolló el constructivismo ruso. (Cabe señalar que el pensamiento de esta escuela también influyó en la pedagogía impulsada por la Bauhaus en Alemania en los años ’20 del siglo pasado).

Me gustaría ejemplificar esa experimentación en una escena en donde el niño (uno de los protagonistas) observa la ciudad a través de reflejos en el cristal de un escaparate. Una variante de composición que explora distintas perspectivas o ángulos. Y me gusta denominarla como perspectivas múltiples.

Si se desea enseñar al ojo humano a ver de una forma nueva, es necesario mostrarle los objetos cotidianos y familiares bajo perspectivas y ángulos totalmente inesperados y en situaciones inesperadas; los objetos nuevos deberían ser fotografiados desde diferentes ángulos, para ofrecer una representación completa del objeto” señaló Aleksandr Ródchenko (unos de los fundadores del constructivismo ruso y profesor de la Vjutemás)  en un texto sobre fotografía publicado en 1928.

Junto a Ródchenko se encontraba otra figura importante de este innovador movimiento ruso: Liubov Popova. Ambos tuvieron una influencia decisiva en dos grandes de la abstracción geométrica: Kasimir Malevich que liberó al arte del “peso muerto” de la realidad y Vladimir Tatlin, igualmente radical en sus construcciones tridimensionales hechas con ensamblajes de materiales diversos.

©Liubov Popova. Arquitectura pictórica (Bodegón: Instrumentos), 1915

A mediados del siglo XX, Saúl Leiter al igual que Aaron Siskind, Harry Callahan, Arthur Siegel, Ray Metzker o Ernst Haas, entre otros  se sintieron atraídos por las audaces composiciones constructivistas (entre ellas las perspectivas múltiples) que habían sido introducidas en América en la enseñanza de la fotografía en la Escuela de Chicago (Institute of Design) en 1937 fundada por un antiguo profesor de la Bauhaus: László Moholy-Nagy.

Fotografía © Saúl Leiter. New York, 1953

Posteriormente este tipo de composición se estandarizó y es utilizada habitualmente por grandes fotógrafos de calle contemporáneos.

Fotografía © Alex Webb. Haití, 1987

Fotografía © Raghubir Singh. Tirapur, Tamil Nadu 1994

Fotografía © Lee Friedlander. Nueva York, 1963

Hasta pronto!

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en cine, composición, escultura fotografía, FOTOGRAFÍA y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *