Amarillo Theroux

Tan pocos colores le dan al observador un sentimiento tal de ambivalencia, o dejan en uno connotaciones y contradicciones tan poderosas, visceralmente inapelables. Deseo y renunciación. Sueños y decadencia. La luz resplandeciente y la superficialidad. Aquí, oro. Aflicción, allá. Una irradiación íntima en su emblemática significación de la gloria por una parte y, por otra, un extrañamiento doloroso, perturbador. Parece haber una dualidad de opuestos misteriosamente constante

Fotografía ©Costa Manos. Massachusetts 2000

“<El disonante amarillo limón lastima los ojos, como el oído una nota alta de trompeta>, escribió Kandinsky en De lo espiritual en el arte (1912), <y estos buscarán la quietud del verde o del azul>”

Fotografía © Marcelo Caballero. Figueres

Según Eric Danger, en How to Use Colour to Sell (Cómo vender con el color), los consumidores que prefieren el amarillo tienen cierta propensión intelectual”

Fotografía © Raghubir Singh. Srinagar

“Seguramente se debe a su alta visibilidad que sea el color de la tetraciclina, los impermeables, los blocs de papel de los abogados, la maquinaria pesada, las Páginas Amarillas, las líneas de las autopistas (en muchas), las notas Post-it originales, las cintas métricas, la señal de precaución en las carreras de coches, la cuerda de nylon amarillo, los arcos dorados de McDonald’s (y los casi cómicos puntales amarillos de los techos de hasta la última casucha de okupa), los taxis de Nueva York, las luces redondas sobre caballetes de construcción, los buzones en Francia, los carteles indicadores (segnalazioni turistiche) en Roma, las cintas que utiliza la policía para demarcar una escena del crimen y, dado que es el color que mejor se ve, y presumiblemente el más fácil de seguir…”

Fotografía © Emre Çakmak

 

“Hasta cierto punto en un color igualitario. En los años sesenta y setenta se convirtió, y siguió siéndolo desde entonces, en un color popular y omnipresente, que sugiere juventud, quizá, renovación, esperanza y espontaneidad”

Fotografía © Marvin Newman. Nueva York, 1958

 

“La baja y amarilla / luna sobre la casa / dentro, luz de lámpara” Jack Kerouac

Fotografía © Marcelo Caballero. Figueres

 

“Representa la sabiduría, la iluminación, la intuición, el poder y la gloria, la gama de los confesores, la divinidad, magnanimidad, el grano maduro, la eternidad y las puertas del cielo. En Egipto es el color de la felicidad y la prosperidad”

Fotografía © Harry Gruyaert

Extraídos del capítulo sobre el amarillo en Los Colores Primarios de Alexander Theroux.

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en books, cine fotografía, composición, FOTOGRAFÍA, Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *