La noción del tiempo

 A propósito de un
libro que adquirí hace poco: La Pell de Catalunya;  en donde se mezclan,  con audacia e inteligencia,  fotografías a color de Oriol Alamany y, blanco
y negro de Kim Manresa;  me llevan a reflexionar otras cosas sobre esta vieja
entelequia que ha marcado la historia visual de la fotografía.
página del libro La Pell de Catalunya ( La Magrana / National Geographic 2007)
A muchos entusiastas les sigue creando
problemas e interrogantes a la hora de decidirse por uno o por el otro. ¿qué
lenguaje cromático elijo a la hora de hacer un trabajo fotográfico?; ¿por qué
decido que la fotografía tiene que ser en blanco y negro o en color luego en la
edición?.
página del libro La Pell de Catalunya ( La Magrana / National Geographic 2007)
En lo particular, y lo digo como un colorista convencido,
trabajar con uno o con el otro, se debe decidir a priori, en la previa a un
proyecto, de esa manera uno se vuelca en el trabajo con la plena seguridad de
observar el entorno con total libertad creativa.
Si en Henri Cartier Bresson, un convencido monocromático, es
una cuestión de geometrías y de captura del momento;  para Gueorgui Pinkhassov,
otro convencido colorista como yo, cree que el juego y los matices de la luz son
los elementos que le interesa transmitir. Dos formas antagónicas de hacer
fotografías sobre, por ejemplo, París.
© Henri Cartier Bresson                                                                            © Gueorgui Pinkhassov
Ya hablé largo y tendido sobre estos temas en un post de
Miradas Cómplices,  el mes pasado. Pero ahora quiero referirme brevemente a la noción del tiempo,  que el libro Pell de Catalunya me hace reflexionar.
Y todo esto lo digo en un momento, el actual, marcado por el uso del color digital;  y que no es secundario pensar en una reactualización de imágenes en blanco y
negro que sigue manteniendo intacto su papel “más artístico” y que pregonan
muchas escuelas de fotografía.
La noción del tiempo y según que elección de color hago, lo expreso
de una manera diferente. Vamos a los ejemplos del libro mencionado.
Para mi, las fotografías en blanco y negro trabajan, en este
caso con una  noción marcada de “pasado” ;
en cambio, con el color se expresa la “cercanía”, el presente.
página del libro La Pell de Catalunya ( La Magrana / National Geographic 2007)
En ese sentido y para hilar más fino, el blanco y negro me
transmite una “atemporalidad latente” frente a la cercanía del futuro en el color.
página del libro La Pell de Catalunya ( La Magrana / National Geographic 2007)
Así, las fotografías de Manresa me llevan con más fuerza a
pensar en algo lejano; en cambio, las de Alamany me plantean la lejanía como
algo presente gracias al juego de luces mediterráneas, una característica de
siempre que la puedo disfrutar ahora en esa región.
página del libro La Pell de Catalunya ( La Magrana / National Geographic 2007)
Más adelante, hablaremos de otros matices en esta eterna rivalidad entre los dos lenguajes. Hasta pronto!!

Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!

Acerca de marcelocaballero

Marcelo Caballero. Fotógrafo
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *